Grupo para la investigación y la acción en la escuela

Un planteamiento crítico para la historia moderna de 2º de ESO: dos artículos

Pedro A. Amores y Sergi Sanchiz | 
Los dos artículos que siguen fueron presentados al Congreso La Edad Moderna en Educación Secundaria (Universidad de Murcia, noviembre de 2015), y constituyen la versión resumida del trabajo que esperamos publicar este año y que se encuentra en proceso de revisión. Teoría y praxis tiene su origen precisamente en las reuniones y lecturas que llevamos a cabo para preparar estos artículos.
Tradicionalmente, la Historia Moderna ha sido utilizada en nuestro país como instrumento de creación de una determinada forma de conciencia nacional, a través del repaso de las “glorias” del Imperio, la colonización americana, etc. Desde una perspectiva crítica, es posible plantearse el estudio de esta etapa histórica en la ESO para articular discursos contrahegemónicos que ayuden a los adolescentes a «conocer» el presente que habitan; y hacerlo, además, partiendo de cuestiones del propio presente que consideramos relevantes. De esta manera, partiendo de la necesidad de promover la significatividad lógica y psicológica que plantea la normativa vigente, apostamos por una concepción diferente del desarrollo del currículo escolar por lo que se refiere a la Historia Moderna.
Por lo que respecta al segundo artículo, en él reflexionábamos sobre cómo, al calor de la última reforma educativa, asistimos a una proliferación de propuestas metodológicas que inciden en el trabajo colaborativo a la par que en el resultado de la tarea escolar. Todo ello, promoviendo la incorporación masiva de las nuevas tecnologías en aras de la implantación de una pretendida democratización de los procesos cognitivos de adquisición de contenidos.
Nosotros, por el contrario, sostenemos que tras esta pretendida democratización, tanto a nivel metodológico como epistemológico, se pueden reproducir los modelos dualistas de enseñanza tradicional. Y, por añadidura, no es seguro que mediante estas metodologías no vayan a subsistir, e incluso reforzarse, las «ideologías prácticas» que hacen posible la reproducción de las relaciones sociales vigentes y de la ideología que las ampara.
Eso no implica rechazar la idea de que el profesor no es la única fuente de información. Por el contrario, nuestra línea metodológica parte de esa premisa, pero desde otra perspectiva.

Acceso a los textos completos de las comunicaciones al Congreso [volumen Propuestas y experiencias de innovación].

Share on Google Plus

About TEORÍA Y PRAXIS

Somos docentes dialéctico-críticos, disconformes con nuestra realidad profesional, que pretendemos someter a una revisión permanente nuestra propia práctica.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario